A menudo confundimos la creatividad con el pensamiento creativo. “Mi hijo es muy creativo. Mira que bien pinta”. Sin embargo, tener capacidades artísticas no siempre es sinónimo de ser un genio creativo. Los científicos, por ejemplo, son personas muy creativas, llenas de curiosidad y con una gran propensión a encontrar soluciones nuevas a un problema. Sin embargo es muy raro que se les den también muy bien las artes plásticas.

Entonces ¿Cómo sabemos si tenemos a un verdadero creativo en casa ? Las mentes creativas suelen responder a las siguientes características:

-Ven las cosas desde un enfoque diferente al de la mayoría de la gente. Rompen los moldes y las reglas y se cuestionan la forma de hacer las cosas. “El hecho de que siempre se haya hecho así no quiere decir que sea la única manera”, suelen pensar.

-Entienden que no todas las cosas son simples y aprecian las complejidades. Suelen dan vueltas a las cosas en la cabeza hasta convertir en conocido lo extraño

-Les gusta dejarse las opciones abiertas el mayor tiempo posible y no se conforman con la primera respuesta.

-Son persistentes en el enfoque que dan a un problema y son capaces de imaginar una amplia gama de posibilidades.

-A menudo intentan establecer conexiones entre sus ideas. Cuando están generando ideas nuevas no las juzgan en seguida, saben que algo que en un principio puede parecer ridículo puede esconder una idea brillante.

-Tienen buena memoria y suelen tener una personalidad independiente, tolerante, perseverante y arriesgada.

Si tu hijo responde a gran parte de estas características, enhorabuena! Tienes un creativo en casa. Si quisiera entrar en una universidad americana lo tendría más fácil, desde hace algunos años al test Standard de admisión ( S.A.T. ) se ha añadido otro, el Rainbow Project, que mide exactamente estas pautas creativas. Y en un reciente estudio encargado por IBM los directivos de más de 60 países colocaron la creatividad al primer puesto en una lista de las capacidades que debe tener un buen líder hoy.

Pero recuerda: aunque un niño tenga enormes capacidades creativas, si le falta la motivación no las pondrá nunca en práctica. El talento, las capacidades, la personalidad nos dicen lo que un niño puede hacer. La motivación, en cambio, nos dice lo que realmente hará.

SHARe iT :)