Sparks & Rockets mothers

Esta semana he empezado un ciclo de sesiones con una madre de Marruecos. Una nueva aventura, una oportunidad para ambas de mejorar.

Sin saberlo esta mujer me ha hecho un regalo: el orgullo de poder decir que ya he acompañado en sus recorridos a mujeres de los cinco continentes. Es algo en lo que hasta hoy no había reflexionado. En realidad, por muchos kilómetros de distancia que haya habido entre ellas, sus historias han resonado de manera muy similar. Desde Australia, Brasil, Holanda, Japón, Canadá o España las esperanzas de las madres, sus preocupaciones y sus aspiraciones son básicamente las mismas. Rania de Jordania dijo una vez que si hay algo común a todas las culturas son las lágrimas de las madres. No importa de donde vengamos, nos une el sentimiento del amor inmenso y eso hace que nos entendamos.

Nuria Pérez Sparks & Rockets

Acompañar diariamente a estas mujeres en sus sesiones es mi mayor suerte. Un honor que me da la oportunidad de poner en práctica uno de los valores que más me han inculcado en mi familia: “seguir aprendiendo, siempre”. Sus historias resuenan en mi, me identifico con ellas y por eso, cuando ellas avanzan yo lo hago también. A su lado.

Estas son algunas de las enseñanzas que me han regalado estas madres:

-Lo estás haciendo muy bien: Todas las madres que asisten a mis cursos de pensamiento creativo reciben una libreta con esta frase escrita en la portada. Porque si hay un sentimiento generalizado en todas ellas es, tristemente, el de que “no llego a todo”, “no sé por donde empezar”, “no me dan las horas”…

Antes bastaba con alimentar, vestir y cuidar a los hijos con amor. Ahora eso ya no parece ser suficiente. Las cenas tienen que ser bio, locales e “instagrameables”. Tenemos que saber hacer manualidades increíbles sin que se rompa nuestro súper esmalte de uñas, llegar a tiempo a la puerta del cole subidas a unos tacones imposibles… Estamos atrapadas en unos cánones inalcanzables e idealistas que nos hunden en la frustración y en una sensación generalizada de “no dar la talla”.

No permitas que la sociedad o que la falsedad del mundo virtual te llenen de culpa. Que no dicten cómo ha de ser tu hijo o qué le tiene que gustar. Crecer hijos es ya de por sí un trabajo durísimo. No lo compliquemos más. Si tu hijo se levanta feliz por la mañana, lo estás haciendo muy bien.

Nuria Pérez Paredes

-No corras: “mi hijo aún no camina”, “todavía no lee como sus compañeros”, “su inglés aún no es bueno”…Crecer a los hijos se ha convertido en una carrera. ¿Qué prisa tenemos? Los años van a volar, lo queramos o no. Dejemos que cada niño camine a su ritmo, sólo así descubrirán su propia música.

-Eso, también, pasará: las abuelas conocen bien este consejo. Porque hace falta pasar por muchas fases (y a veces por varios hijos) para entender que en la maternidad todo es una cuestión de ciclos y que el secreto es abrazar cada uno de ellos manteniendo una visión a largo plazo. Cuando estamos dentro de un ciclo, (el de los cólicos, el de las rabietas, el de la adolescencia…) nos parece eterno y no sabemos ver más allá. Pero pasa, al final siempre pasa. Y nos regala paciencia y sabiduría para poder continuar. Respira hondo y abraza la etapa en la que estés en este momento. Verás que tiene tanto que enseñarte.

Sparks & Rockets

-La respuesta que buscas está en tu interior: otra de mis retahílas durante los talleres es “estas no son técnicas para siempre ni para todos”. Puedes leer mil manuales o consultar decenas de expertos, pero nadie conoce a tu hijo como tú. Ante la duda, en vez de abrir el ensayo de moda, escucha tu voz interior. Tu mejor aliado es tu instinto, pregunta a él lo que has de hacer.

-Los niños felices son hijos de madres felices : a veces el mejor regalo que puedes hacer a tus niños es regalarte tiempo para ti. Busca momentos tuyos cada día, sigue cultivando tus intereses y tus amistades. Afrontarás el tiempo con ellos con más riqueza y serenidad.

Sparks & Rockets

-Ayúdales a mejorar, pero no cambies su esencia: estamos tan ocupados creciendo niños perfectos que nos olvidamos de que ya lo son. Cada uno a su manera, pero lo son. Nuestra misión no es la de domarlos, si no más bien la de abrazar su lado salvaje y aprender a correr a su lado.

Nuria Pérez Sparks & Rockets

Gracias a todas las madres que cada día caminan conmigo haciendo luz en mi camino.

Sparks & Rockets mothers

Fotos Miki Ávila

 

 

 

SHARe iT :)