Nuestros hijos lo tienen todo tan, tan fácil. Y cuando no es fácil corremos nosotros a facilitarles las cosas aún más. Creemos que les ayudamos pero, si no les enseñamos desde ya el valor del esfuerzo y lo que cuesta conseguir a veces las cosas, ¿cómo van a crecer adultos resilientes y capaces?

Aquí tienes unas cuantas reflexiones sobre este tema:

¿Cómo enseñas a valorar el esfuerzo a tus hijos? ¿Qué crees que necesitan apreciar más? Me encantará escuchar tus opiniones sobre el tema.

SHARe iT :)