Cada día puedes decidir ser un humano cualquiera o convertirte en alguien inmortal.

Los inmortales no son como los héroes. No llevan capa, ni salen a la calle con la misión de salvar a la gente. Los inmortales son aquellos que llenan sus días de gestos perennes, detalles que viven para siempre en los que tienen la suerte de cruzarse con ellos.

El inmortal consigue llegar al partido de su hija a pesar del tráfico, por ejemplo. Sabe que así le enseñará que su pasión es importante y que ese gesto contribuirá a convertirla en una adulta más segura. El día de mañana ese recuerdo la empujará también a ella a sacar tiempo para ir a aplaudir a sus hijos. La cadena continuará, generación tras generación.

El inmortal sigue cultivando ese hobby que lo hace feliz. Sabe que sus niños lo observan y quiere que aprendan, gracias a él, a respetar y cultivar sus talentos. En un futuro, quien sabe, el talento de esos niños podría llenar teatros, salvar vidas o cambiar el mundo. Y así, ese rato que ha dedicado a escribir, a dibujar o a cocinar toma, de pronto, un valor incalculable, capaz de condicionar el futuro de miles.

Sueño con un mundo de mujeres inmortales, es uno de los motivos que me han empujado a escribir Te mereces esto y más.

Que cada decisión que tomemos, cada acción, cada objetivo tengan un fin infinito. Empezando por lo siguiente que decidas hacer hoy.

Gracias a todos los que compartieron conmigo el primer día de esta aventura. Ver reunidas, en la misma habitación, a personas que me han acompañado en cada faceta de mi vida fue maravilloso.

Gracias, siempre, a Planeta, por ser como son. Y gracias a La Buena Vida. Gran parte del libro fue escrita allí así que allí también tenía que empezar este viaje.

 Musica: Gli Immortali, Lorenzo Jovanotti. 

 

 

SHARe iT :)