Porque la verdad, es que es así. Realmente nadie presta atención. Estamos todos demasiado distraídos absorbiendo mil estímulos, recibiendo mil imágenes, volviendo el superfluo indispensable. Compartiendo cosas sin verlas antes. Sacando fotos a un recuerdo que no nos hemos parado a vivir.

Puedes distraerte tu también y escoger una moto acuática para atravesar el océano de información a toda velocidad.

O puedes buscar una cala, sumergirte poco a poco y disfrutar.

Este momento. Aquí. Ahora. Cierra los ojos y siente la brisa en tu vestido al girar.

Nadie está mirando. No pares de bailar.

 
Si tienes un sueño y necesitas un empujón, me encantará ayudarte.

Este artículo lo envié ya hace unos días en la newsletter. Si quieres recibirla tú también puedes suscribirte aquí.

SHARe iT :)