Es probable que alguna vez te hayas sentido un fraude. A lo mejor has pensado que el éxito no te ha llegado tras mucho esfuerzo sino, simplemente, por un golpe de suerte o por casualidad. Si has pensado esto sufres el síndrome del impostor. No estás sola: el 70% de la población lo sufre y la gran mayoría son mujeres.

Lo malo de este síndrome es que nos impide valorarnos con objetividad y disfrutar al cien por cien de nuestros éxitos. Por eso es importante aprender a manejarlo. En el vídeo de hoy hablamos de cómo hacerlo:

¿Sufres o has sufrido alguna vez este síndrome? ¿Qué consecuencias ha tenido sabotearte así? ¿Qué datos objetivos puedes empezar a acumular para contrarestarlo?

SHARe iT :)