Heráclito decía que nunca puedes sumergirte en el mismo río. El mundo está en continuo movimiento y nuestra forma de razonar también ha de cambiar constantemente para poder adaptarse a nuevas situaciones, nuevas personas, nuevos problemas. Entender qué tipo de pensador eres te ayudará a salir de tus mecanismos habituales para poder, por fin,  sanar una relación o resolver un desafío.

En el vídeo de hoy analizamos cuatro enganches mentales muy frecuentes. ¿Cuál será el tuyo?

¿Te has reconocido en alguno de ellos? ¿Cómo puedes hacer para aumentar el espacio entre estímulo y acción? Como siempre, me encantará leer tus reflexiones. Y no olvides compartir este artículo con quien crees que pueda necesitarlo.

 

SHARe iT :)